Cuando se trata de una campaña de mailing exitosa, un buen asunto en tu correo puede hacer la diferencia. Esto ya que es a través de una lectura rápida de los asuntos en la bandeja de entrada que tus suscriptores habrán de tomar la decisión de abrir o no determinado correo.

Pensemos por un momento en las veces que hemos leído un encabezado de un renglón… sí, una vez que iniciamos, no podemos detenernos. He ahí el poder de los mensajes cortos y efectivos.

A continuación, te compartimos algunas sugerencias para mejorar los resultados de tus campañas por correo electrónico.

  1. Olvídate de los títulos
    Los correos electrónicos deben estar escritos para conectar con quien los lee, así que utiliza un lenguaje coloquial y fresco y olvídate de formalidades y recuerda que no estás hablando con la Reina de Inglaterra.
  1. Usa mensajes de cinco palabras (o menos)
    Toma en cuenta que muchos correos son abiertos desde el celular, así que trata de usar menos de 50 caracteres para que tus lectores puedan leer tu mensaje completo de forma rápida.
  1. Personaliza el asunto
    Está comprobado que los correos con asuntos personalizados tienen un mayor porcentaje de probabilidad de ser abiertos que los que no lo están, así que considera agregar el primer nombre de tu destinatario o algún otro detalle.
  1. Haz anuncios e invitaciones
    Palabras y frases como “anuncio” o “estás invitado” son muy poderosas para generar impacto en tu audiencia porque seamos honestos, ¿quién no quiere tener la primicia de algo o estar invitado a un evento exclusivo?
  1. Usa la palabra “gracias”
    Hacer uso de la palabra gracias en el asunto de un correo te permitiráemostrar que existe una relación recíproca entre tu marca y quien lee tu correo. Es además, una excelente forma de captar la atención de tu público meta.
  1. Utiliza tu nombre en el remitente
    Los correos electrónicos enviados por personas son abiertos con mayor frecuencia que aquellos que son enviados directamente por una empresa. Si usas tu nombre, hay mayor probabilidad de que tu correo sea abierto y leído.
  1. No le tengas miedo a los emojis
    Algunas empresas se resisten a esta práctica, sin embargo, los emojis que se utilizan estratégicamente ayudan a reforzar el mensaje de forma considerable.

Escrito por