Google presentó esta semana (aunque aún no está disponible en México) su servicio de mensajería Allo que, a primera vista, parece un competidor más de la ubicua aplicación de WhatsApp.

Aunque Google ha demostrado a lo largo de su corta pero vertiginosa carrera que es una empresa de vanguardia, en algunos temas no ha sabido llegar a tiempo y de plano ha fracasado ¿Quién se acuerda de Google+ ?

Y este parece ser el caso de Allo; un similar que nunca prenderá porque llega a un mercado que ya ha sido ocupado y acaparado por otros sistemas.

¿Qué ofece de nuevo Allo?

La bandera con la que llega es la de la inteligencia artificial ya que, mientras puede parecer un simple servicio de mensajería, Allo llega como una mezcla de WhatsApp y Siri pero con toda la potencia del buscador y de los mapas de Google así como el video de YouTube.

Para empezar, al contrario de los muchos servicios de la empresa, no se requiere tener una cuenta de Gmail, tan sólo basta un número telefónico para que pueda funcionar y este puede ser Android o iOS.

Al acceder al chat entramos en contacto con un robot que es el Google Assistant y es quien pone al servicio del usuario 11 opciones de tareas: reservaciones de viajes y restaurantes, clima, crear citas y asuntos en la agenda, establecer recordatorios o alarmas, brindar noticias y marcadores deportivos, realizar traducciones y hasta contar chistes, leer poemas o poner videos.

Lo dicho, todo el poder de Google tras la aplicación.

Con Allo se puede interactuar tanto en forma escrita como por medio de voz y, los que lo han utilizado, afirman que es una manera muy veloz de acceder a todos los servicios de Google a través de una sola app.

Ya una vez dentro del sistema de mensajería es donde se puede ver a la inteligencia artificial en acción. Allo aprenderá de la forma en que el usuario interactua con sus amistades y de esta manera comenzará a elaborar preguntas o respuestas “prefabricadas”. Si siempre decimos a alguien “¿cómo estás?” la app pondrá esta opción de respuesta en el teclado para que así baste un solo toque de botón para hacer esa pregunta.

Como toda la tecnología inteligente, es necesario interactuar con ésta para conocerla y así comience a conocer al usuario.

En lo que se refiere a imágenes, éstas también pueden ser “garabateadas” o incluir texto como si fuera Snapchat o Instagram. La inteligencia artificial también aplica aquí ya que al recibir una foto Allo puede “saber” de qué se trata e incluso etiquetarla.

Aunque todavía no tiene fecha de salida en México, es posible registrarse para ser los primeros en utilizarla en nuestro país.

Sólo entonces sabremos si la nueva app es la próxima gran cosa de Google o, al contrario, nace practicamente muerta para ser usada sólo por los fanáticos más hardcore de la marca.

allo-1

Escrito por