Fue criado tan sólo por su madre, su papá había abandonado el hogar por lo que ella tuvo que desempeñarse como mujer de limpieza.

Debido a su enoooorme tamaño (1.96 de altura y casi 300 kilos de peso) se desempeñó como obrero y más tarde como bouncer en antros de su natal Chicago (los tipos que se dedican a seleccionar quien puede entrar y sacar a los que no se comportan) luego de abandonar, por razones económicas, la universidad.

Uno de sus “logros” de esa época fue su participación en el “Disco Demolition Night”, un evento organizado por la directiva de los Medias Blancas de Chicago para atraer gente al estadio que terminó en motín. Duncan fue de los primeros en saltar al campo e intentó robar un bat de uno de los dogouts.

Siempre le atrajo la actuación por lo que no tardó en emigrar a Los Ángeles. En la ciudad consiguió varios trabajos como guardaespaldas en lo que conseguía algo de actuación; estuvo en los equipos de seguridad de  Will Smith, Martin Lawrence, Notorious B.I.G. y Jamie Foxx entre otros.

Cuando asesinaron Notorious B.I.G. en 1997 decidió dejar ese tipo de trabajo. Por suerte ya había realizado entonces una serie de apariciones en diversos programas de televisión y películas.

En 1998 obtuvo su primer papel importante, como Bear en Armageddon donde se hizo amigo de Bruce Willis (además de aprenderle un truco o dos de la profesión).

Aquí lo podemos ver en diversas tomas, lo reconocerán por que es el más “mamey” de todos los que salen

De ahí para el real fue prácticamente fácil ya que su enorme presencia lo hacía muy atractivo para ciertos papeles. Después de Armageddon participó en The Whole Nine Yards, Planet of the Apes, The Scorpion King, The Island y Daredevil. Para esta última tuvo que subir 20 kilos de peso para poder representar el papel de Kingpin.

La caracterización de Duncan raya en lo  estereotípico

Sin duda su más grade papel se dio en la película The green mile, pesimamente traducida en México como “Milagros Inesperados”, basada en un libro de Stephen King en la que interpreta a John Coffey, un condenado (injustamente) a muerte con una capacidad especial para curar. Aunque sale al lado de Tom Hanks (el estelar) no llega a ser opacado al interpretar de forma desgarradora a un individuo forzado a “tragarse”, literalmente, todos los males de la humanidad.

La película fue muy exitosa, estuvo muy bien recibida por la crítica y le valió a Duncan una nominación al Oscar como mejor actor de soporte así como diversos premios.

Si no la han visto es toda una recomendación

Su profundo tono de voz también lo llevó a participar en numerosas animaciones entre las que destacan Sin City así como Kung Fu Panda. De la misma forma también fue “voz” de varios personajes de videojuegos.

Fue en la televisión donde también pudimos verlo en varios episodios de varias series: desde Bones y CSI: NY hasta el imponente vecino de Charlie en Two and a half men.

El 13 de julio de este año Duncan fue llevado a la sala de emergencias debido a un ataque al corazón. Permaneció durante varios días en cuidados intensivos para más tarde ser trasladado, dentro del mismo hospital, a una habitación normal. Aunque aún no se ha sido dado a conocer, al parecer el mal que lo afectó fue sumamente maligno por que pudo con él cuando apenas contaba con 56 años, un físico de superhombre así como una carrera en plena ascendencia.

También te puede interesar  La crisis católica

Aunque el “hubiera” no existe, tal vez en este caso sea una terrible pregunta que siempre nos quedará: ¿Hasta donde hubiera llegado su carrera? ¿Qué otros buenos papeles le hubiéramos visto desempeñar?

Foto:  Wikimedia Commons

Escrito por