Uno de los aspectos más delicados cuando se habla del manejo de redes sociales, es sin duda el de los chats. ¿Cómo hacer para mantenerse al corriente con los mensajes privados y comentarios que requieren de nuestra atención?

Una de las intenciones de las tecnologías de la información ha sido, desde la década de los 60’s, delegarle tal responsabilidad a la inteligencia artificial.

Las primeras investigaciones en lo que hoy conocemos como ‘chatbots’, se dio en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), con la creación de un software llamado Eliza. Sin embargo, como es de esperarse, su programación estaba limitada.

Sin embargo, los recientes avances en la investigación de la IA, nos hacen pensar que el sueño de aquel investigador del MIT Joseph Wiezenbaum, está más cerca de realizarse que nunca antes.

¿Qué ventajas ofrecerían los chatbots? 

Principalmente, los chatbots tendrían la capacidad de mantener una conversación coherente y responsable ante las distintas dudas o necesidades que nuestros clientes puedan tener. Incluso otorgaría información específica si ésta le fuera solicitada.

La gran diferencia con los softwares de respuestas automatizadas que conocemos desde hace años, es la capacidad de improvisación que los chatbots pueden ofrecer. Estos softwares conocen todo lo que hay que saber de nuestras cuentas y pueden atender a nuestros clientes, casi tan bien como nosotros mismos.

Los chatbots pueden tener distintas personalidades, según nuestras cuentas requieran. Además, cada interacción los hará desarrollar una mejor capacidad para comunicarse con clientes específicos. Lo que por supuesto los hace más baratos y fáciles de entrenar y capacitar.

Según estudios recientes, se calcula que para 2019, cada persona podría tener acceso a un chatbot que funja tal y como hoy lo hace Siri, en nuestro iPhone, sin la necesidad de descargar apps extra. Los esfuerzos de los más grandes de la tecnología, como Marc Zuckerberg, apuntan a ello.

Escrito por 

Privacy Preference Center